Caxigalines nella Reguera'l Campizu

20 ottobre 2007

O NOVA IORK DE ALFONSO ARMADA


Hoxe presentaba en Vigo o seu libro Nueva York, el deseo y la quimera o xornalista vigués Alfonso Armada. Na Casa do Libro, xunto ao seu amigo pintor Din Matamoro. A xornalista do Faro, Amaia Mauleón plantexou a presentación como unha charla a dúas voces entre os dous artistas sobre as súas respectivas estancias, co lóxico protagonismo para Alfonso Armada.

O corresponsal do ABC durante sete anos na Gran Mazá contou, entre outras cousas, a súa impresión sobre a cidade: unha mistura de enerxía alimentadora e de animal devorador que require o sacrificio cotián de moita xente. Relatou cunha envexable elocuencia os principais rasgos da fascinación que causa, sobre todo, Manhattan, e, por suposto, con gran tensión narrativa, os momentos precisos do derrumbe das torres xemelgas. Din completou a súa visión con pinceladas (nunca mellor dito no seu caso) sobre a súa experiencia enriquecedora cun entusiasmo que denotaba nostalxia e lembranza demasiado próxima. Nun momento determinado, a efusión pareceulle excesiva e tivo que admitir certa fartura de Nova Iork: eu intuín que necesitaba colocar algo noutro lado da balanza porque a súa percepción daquela cidade prometía dañalo máis da conta.

En todo caso, as verbas encendidas de Alfonso Armada encantáronme e, aínda que xa lle dera un par de trabadas ao libro nos andeis da librería (axudado por un útil índice de nomes que me permitía ir exactamente ao que quería ver), decidín compralo un día destes, cando a miña nostalxia de Nova Iork non sexa tan dorosa como advirto cando escoito o nome das rúas, a doce pronunciación de Man-ha-ttan.

Escribo todo esto e aínda teño por ler New York, New York de Inma López Silva. Besbelliña ten moita culpa, pero admito prevención para evitar as bágoas.

1 commento:

ARUME DOS PIÑEIROS ha detto...

FARO DE VIGO, venres, 19/10/2007
Durante siete años, Alfonso Armada (Vigo, 1958) experimentó la irresistible atracción de la ciudad por antonomasia, Nueva York. El escritor y periodista vigués aprovechó su trabajo como corresponsal para el periódico "ABC" para conocer a fondo la metrópoli, con sus luces y sus sombras, su mosaico cultural, su capacidad de ofrecer libertad y sus contradicciones. "Nueva York, el deseo y la quimera" es el resultado de un profundo estudio en el que Armada construye una bella historia de la ciudad, recupera las visiones más lúcidas que sobre ella han tenido intelectuales de todo el mundo y recorre en un apasionado relato sus lugares y personajes preferidos. El autor describe también, de manera sobrecogedora, los sucesos de aquel tristemente famoso 11 de septiembre, que marcaron la historia de Nueva York, del mundo y también la suya propia. Mañana presenta la obra en Casa del Libro de Vigo (19.00 horas), en un acto en el que participará además el pintor Din Matamoro, que residió durante años en la Gran Manzana.
- "Este libro fue un imposible desde que el momento en que lo concebimos", asegura al inicio del libro. ¿Qué ocurrió?
- La propuesta que me hizo Arcadi Espada y Espasa fue "Hacer un libro de verdad sobre la verdad". Un reto complicado, pero que lo tuve siempre presente. El libro comenzó a crecer y crecer y pronto se convirtió en un monstruo. Quería leer todo lo que se había escrito sobre Nueva York, en inglés y en castellano, plasmar las impresiones de otros escritores sobre la ciudad, aportar mi propia visión... Las dimensiones del libro eran imposibles. Me encontré con mil páginas y tenía que resumirlo. Finalmente, desgajé una parte del libro, un diccionario muy personal sobre la ciudad, que publicaré en otra ocasión.
- Entre las impresiones sobre Nueva York que recoge el libro, están las de autores como Blanco Amor, Paul Auster, Castelao, Martín Gaite y, sobre todo, Henry Roth. ¿Por qué ese interés por rescatarlas?
- Hay visiones que no voy a superar y esta era una manera de rendirles homenaje a todos esos geniales autores. Son miradas brillantes y trato de aprender de ellas y de ofrecer al lector una imagen global. Creo que es un rasgo de honestidad intelectual y la única manera de tratar de reflejar ese bosque de voces que es Nueva York. Además, me interesaba traer a la actualidad algunos de esos libros que hoy en día apenas se recuerdan, ya que los libros se han vuelto tan efímeros como los periódicos.
- ¿Qué convierte a Nueva York en una quimera?
-Nueva York es un gran imán. Todo el mundo quiere hacerse un hueco en ella, es el sueño, el gran faro. Sin embargo, muchos se estrellan al llegar allí. La ciudad tiene una gran capacidad de atracción pero muchos pierden su alma intentando cumplir sus sueños. Es una especie de animal fascinante que te seduce, pero también te devora.