Caxigalines nella Reguera'l Campizu

11 giugno 2009

UN TOQUE DE DISTINCIÓN


Yo siempre he utilizado el gallego en este blog. Lo he hecho (toma pretérito perfecto) porque me apetecía principalmente y porque he creído que de esta forma contribuía a la expansión de esta lengua. Tal vez suene a pretencioso: lo admito, pero ésa era y es mi intención. Para ello, además he procurado no hablar de la questione della lengua más de lo estrictamente necesario porque entiendo que nada mejor para la salud de una lengua que emplearla con toda la riqueza de la que seamos capaces para hablar de cualquier cosa, desde la más solemne hasta la más ridícula, desde la más alejada hasta la más próxima, desde la más torpe hasta la más aguda. Resulta ya demasiado cansado (si no fuera porque no queda más remedio) estar ocupando (alguien podrá decir que perdiendo) el tiempo en defender una lengua que pierde hablantes de una manera exponencial mientras podemos enriquecerla enseñando que puede ser y que es utilísima para cualquier cosa, para cualquier cosa.
Si utilizo hoy el español, la lengua en la que habitualmente me comunico por muchas razones, entre las que destaco haber nacido con ella (con la ligera ventaja de aprender un asturiano de andar por casa que con el tiempo no ha sido tan de andar por casa), haberme educado casi íntegramente con ella o haber dedicado buena parte de mi vida a la enseñanza de la literatura escrita en esta lengua, es porque quiero reivindicar, desde esta condición, la discriminación positiva de la lengua gallega a través de los mecanismos jurídicos que la comunidad autónoma gallega, con la Constitución como refrendo constante, ha decidido otorgarse desde la Ley de Normalización Lingüística y conforme a las propuestas que de forma unánime aparecen registradas en el Plan Xeral de Política Lingüística aprobado sin contestación alguna y tras un larguísimo proceso en el que intervino todo el mundo en 2004. 
Sé que hay sectores que pretenden de una forma pertinaz eliminar ese concepto, con la invocación de la libertad lingüística. Están en su derecho de pedirlo, pero no a costa de tergiversar la realidad lingüística claramente desfavorable al desarrollo de una lengua. Saben los que me siguen que a mí no me gustan los argumentos identitarios, ni las apelaciones a cuestiones sentimentales para articular una sociedad, porque creo (no sé si es demasiado soberbio este verbo) en la dimensión política de la vida social, en la capacidad de los ciudadanos de elegir lo que queramos. La comunidad de ciudadanos gallegos planteó en su día, a través de su parlamento y de manera unánime, la necesidad de ser bilingüe, pero también la de promover, por encontrarlo desprotegido y al albur de una dinámica (involuntariamente) hostil (por el empuje imparable del español, quién lo duda!), la extensión del gallego a todos los ámbitos de la vida del país, bajo la aplicación del mecanismo conocido en otros terrenos de la acción política, de la discriminación positiva. Lo que se juega ahora Galicia es el mantenimiento de ese resorte fundamental para que el gallego no acabe convirtiéndose en una lengua casi muerta, destinada a un folclorismo de muestra arqueológica. 
Yo hoy utilizo el español para reforzar mi defensa del gallego. Volveré al gallego en la próxima anotación para no hablar de esta cuestión más y emplearlo todos los días como muestra de vitalidad y de futuro. Y, si me piden una razón, que puede sonar frívola, porque es mi especial toque de distinción.

15 commenti:

xOsse dorrío ha detto...

Distinción non sei ... pero, como dicía veciño meu logo de tomar un grolo de augardente: raasca!

Xosé M. González ha detto...

Non lle digo grazas porque non procede. Houbera unha cortiza internética central para chantar este considerando.

r.r. ha detto...

Estoulle facendo a "ola", meu señor. Ovacionando e chimpando nun pé á súa saúde. Si si e si.

Turmano ha detto...

Pregunteixon: a alguén lle chegou a enquisa esa famosa? A min non, e que eu saiba no meu cole non a ten ninguén.

arume dos piñeiros ha detto...

No da miña filla tampouco. Seica onte chegara onda a Guía.

Paseante ha detto...

Moi ben, señor Arume! Agradécese este post sereno e lúcido, nestes tempos en que hai que loitar polo que é evidente, como dixo o señor Dürrenmatt. Mágoa non podelo publicar no Faro de Vigo, por exemplo!

balonga ha detto...

Parabens pola súa contribución coa milenaria lingua galega.

Mágoa que non sexa abondo para deter as forzas regresivas da neoReconquista de España de DANFeijóo. Mais . . .

SurOeste ha detto...

É unha perspectiva moi interesante a que nos expós. Que viva o multiperspectivismo!

A verdade é que as últimas medidas tomadas pola consellería de educación poñen os pelos de punta. A noticia que aparece hoxe nos xornais acerca da prohibición de informar debería poñernos a todos alerta, pensemos o que pensemos, porque os medios que se están utilizando son absolutamente inadmisibles, e cando iso empeza a fraquear... xa sabemos a onde poodemos chegar.

Perfecto Conde ha detto...

En castelán, en galego ou no idioma que fgaga falta, firmo debaixo do que vostede escribe hoxe, Arume. Deume gloria lelo.Condivido la sua opinione. Mille grazie!

detective crepuscular ha detto...

Tranquilos todos, don Arume, que aquí nas Catalonias acabaremos no latín, como dicía onte o escritor peruano Roncagliolo na edición catalana de El País. Escritor do que, por certo, ando a ler o seu ABRIL ROJO.


Latín
SANTIAGO RONCAGLIOLO 11/06/2009


-¿Vols fazer um buraquinho con el dit?

-¿Qué has dicho, niño?

-Yo vull fazer um buraquinho con el dit.

El parque de juegos infantil es el lugar donde nos reunimos los catalanes de siempre y los recién llegados, los del pasado y los del futuro. Hay abuelos que sacan a pasear a sus nietos. Hay empleadas domésticas de tres continentes cuidando a niños rubios. Hay madres de tres continentes cuidando a niños no rubios. Y por supuesto, hay madres y padres oriundos. Las madres vigilan celosamente a los hijos. Los padres vigilan celosamente a las madres más atractivas.

Lo increíble es que toda esta gente tiene conversación. El parque infantil tiende un vínculo entre sus heterogéneos asistentes. Africanos y chinas, viejos y jóvenes, madres y padres forjan una relación efímera pero solidaria hecha de cacas, biberones y guarderías. Para los padres aquí reunidos, la única diferencia de piel relevante es la distinción entre culitos irritados y culitos sanos.

Pero, sin duda, la revolución social más notable del parque infantil la representa este niño de unos seis años que me habla con palabras que no entiendo. Al principio, me pregunto si tal vez tiene algún problema del lenguaje, una afasia o algo parecido, que le dificulta la expresión oral:

-O brinquedo mes maco es o mío.

-¿El qué es un qué?

-¡O brinquedo mes maco!

Me mira con impaciencia. Cree que soy tonto. Se vuelve a sus padres y les comenta lo tonto -y de paso lo raro- que soy. A ellos les habla en portugués. Reconozco en su acento que son brasileños. Harto de mi evidente autismo, el niño se vuelve hacia su amiguito y le propone ir a jugar a los columpios.

A él le habla en perfecto catalán.

Al fin comprendo. El extraño idioma que usa para los desconocidos es una especie de globo sonda, un señuelo para escuchar la respuesta de sus interlocutores y definir el código. Una lengua franca del parque infantil.

Mucha gente discute si los catalanes del futuro van a hablar sólo catalán o sólo español. Después de conocer a este niño, yo creo que van a hablar latín.

Nuca ha detto...

Amén

Ra ha detto...

Bravo.

Iacobus Von der Stein ha detto...

Traidor, felón, cobarde, verdugo e como era eso de mercenario,cipaio, vendepatrias, homosexual

r.r. ha detto...

A min, Turmano, chegoume por partida doble e foi devolta con sendos monólogos no apartado observacións...

xdc ha detto...

Estupendo, Arume.